Finalmente, la mejor relación entre opciones de la carta, precios y opiniones de los usuarios se la lleva un tal «West Street Café». Una vez más, lo completa que es la colaboración de los locales con redes como Foursquare facilita mucho la elección de un restaurante sin tener que pasear por sus fachadas. Nos plantamos frente al local, obviamente situado en la calle West Street, aproximadamente a las 20:00 horas.

Ya no importa tanto quién es el asesino. El final de la novela pasa a ser menos importante que haber compartido una aventura con personajes con los que simpatizamos, o sumergirnos en realidades distintas similares a la nuestra Raymond Chandler en El simple arte de matar: mundo en el que ninguno puede caminar tranquilo por una calle oscura, porque la ley y el orden son cosas sobre las cuales hablamos, pero que nos abstenemos de practicar; un mundo en el que se puede presenciar un atraco a plena luz del día, y ver quién lo comete, pero retroceder rápidamente a un segundo plano, entre la gente, en lugar de decírselo a nadie, porque los atracadores pueden tener amigos de pistolas largas, o a la policía no gustarle las declaraciones de uno (.). Un mundo en que los maleantes y matones pueden gobernar naciones y aduearse de ciudades; en que los hoteles, departamentos y restaurantes son propiedad de hombres que hicieron su dinero regenteando burdeles; en que un astro cinematográfico puede ser el jefe de una pandilla y ese hombre simpático que vive en la casa de al lado es el jefe de una banda de levantadores de apuestas.

Si la novela de Piro era un juego que retomaba la corriente ir y metadiscursiva de Sterene Duderot, Machado de Assis o Macedonio Fern La de Ronsino pertenece a la m rotunda estirpe de lo tr Y ya se sabe que lo tr emerge cerca de lo salvaje, de lo tribal, de lo endog Las tragedias se apoyan en valores como el honor, la obediencia, la lealtad, la pertenencia. Responden al llamado primitivo de la guerra, al dominio territorial, al predominio del macho. Por eso no es raro que los hechos de sangre que se producen en una esquina cualquiera del costado de un pueblo que no tiene ni nombre el lugar es evocado siempre por el nombre de una f que emplea a muchos trabajadores deriven, sin m raz que la fuerza des destino, de una masacre anterior, ocurrida muy lejos de ah La pista para relacionarlos est en el ep del libro tomado de Operaci masacre, de Rodolfo Walsh y en las palabras de uno de los involucrados, que termina por dar la versi completa de los acontecimientos..