3. El Sistema de Denegaci Activa. Un arma que hace que las personas sientan que su piel se quema sin que sufran ning da real puede parecer una buena manera de dispersar grupos de manifestantes o combatientes enemigos en el campo de batalla sin matar a nadie.

La playa cerca, lleno de comercios y calles arboladas. Parec otra ciudad. Iba a la rambla donde hab una rocola y ponia discos de los Beatles. Y poco m Es raro el ranking entre los ingleses contempor primero Ian Mc Ewan con tres, despu Martin Amis con dos y con uno Julian Barnes y Kureishi. (Mis favoritos ser Dick, Amis y Kureishi. Pero, se sabe, sobre gustos.).

Lo bueno es que una vez levantado el centro, con su gran estado f sale Luisito como una tromba y salta a cabecear (ayudado por la divina providencia que le dio una manito porque con la pierna as no puede andar haciendo muchas acrobacias) y sale a decir que tiene sospechas fundadas (te confundiste macho, tu palabra preferida es «fundidas» no fundadas) de la vinculaci de Feldman con el MLN. Y as estamos, as seguimos. Mientras tanto Penad dice que el FA da excusas para no debatir y que las fotos que le sacaron en Ca no prueban nada, ok? (esto lo agregu yo para ver si ayudo al pobre tipo a salir del closet y reconocer que es un orgulloso gay en medio de un partido de fascistas homof no creo que surta efecto)..

La medicina tradicional Tailandesa se basa en el concepto de un sistema de energía que comprende 72.000 líneas «sen», por las que la energía se transforma y fluye a través del cuerpo, aunque en la actualidad muchos de los conceptos técnicos de este sistema se han perdido y lo único que ha quedado es una serie de sencillos diagramas que representan las diez principales líneas «sen», que son las utilizadas en el Masaje Tradicional Tailandés hoy en día. El masaje se realiza en el suelo, no hacen falta equipamientos ni aceites, y la persona puede permanecer ligeramente vestido. El Masaje Tradicional Tailandés ejemplifica los cuatro estados divinos de la mente descritos en las enseanzas budistas: amor, bondad, compasión y ecuanimidad, y es enseado y practicado con el objetivo de expresar estos estados en acción.

En un plano más pragmático, a la hora de elegir tampoco desdeó el hecho de que Un viaje de 10 metros contase con dos productores ejecutivos de peso como Steven Spielberg y Oprah Winfrey. En un principio el primero iba a dirigir la película (basada en una novela de Richard C. Morais que ha sido un éxito de ventas), pero finalmente decidió no hacerlo y en su lugar contrató a Lasse Hallstrm, cuya experiencia al frente de cintas intimistas, como Chocolat y Las normas de la casa de la sidra, y su poderoso gancho para un público mayor le convertían en una apuesta bastante segura.