Muchas veces, cuando recordamos películas, no lo hacemos en su totalidad, sino en relación a momentos que, ya sea por buenos o malos motivos, quedaron guardados en nuestra memoria. Lo mismo pasa con los personajes de esas películas: recordamos a los grandes actores, a los nombres que nos hicieron ir a verla pero no a los que están en un segundo plano, de quienes solo ubicamos sus personajes y no tanto al intérprete. O por lo menos eso me pasa a mí.

L f. 1 1 9 1 l d s C reorfio uiais A p d r d b c M n d a o gá c Clnra. Ei e oa e ú e vra o 2 0 tei i asa o r l d n a d s e otaprs e e n 0 2 nv ta b rea a a z e d r e p ct Ieaydre c ó L u Ku i E t d M sa s e t c i d i c i n a ra m n n ra a e (e p c á uva l yce a) 3 ero.

De una cultura como esta, hay muchas opciones: cinismo, que es un tipo de pesimismo fraudulento y petulante; una sensibilidad camp que se mantiene alejada de los sentimientos; o la cultura que reconforta, falsifica la emoci y la aventura, y es totalmente segura. Una m tan amplia como el rocanrol siempre tendr un poco de cada una, y probablemente as es como deber ser. Sin embargo, algunas veces, uno quiere algo m un trabajo tan intenso y persuasivo que uno se arriesga al caos cuando se le acerca, m que estalla a trav de un mundo que, a pesar de su desolaci ha asumido demasiadas de las comodidades de la familiaridad.

Han pasado casi 10 aos de aquello y ahora vuelve a hablar con los medios, por primera vez tras su divorcio, con motivo de la promoción de ‘The Giver’ (El mundo de Jonás, dirigida por Phillip Noyce). Llega a la cita vestida de negro, sencilla. Guapa, pero sin ostentación alguna.

SU VIVIENDAAnálisis inmobiliario de la ciudad de Madrid con tecnología ‘big data’Las casas a menos de 500 metros de un colegio son un 6% más carasGRFICO INTERACTIVO: uDA (urban Data Analytics)11/09/2016 04:56Centenares de miles de nios retomaban ayer mismo sus clases tras las vacaciones de verano. Una vuelta al cole que termina de sacudir a la ciudad del letargo en el que se sumerge durante el mes de agosto, cuando las calles quedan casi desiertas. A partir de ahora, adiós a la tranquilidad: el frenesí y los problemas de tráfico a primera hora de la maana se convertirán de nuevo en la tónica habitual de las grandes urbes.

Su figura delgada y doliente puso rostro a la tragedia que se cernía sobre su pueblo, los yazidíes, seguidores de una fe vinculada al zoroastrismo a los que los yihadistas consideran adoradores del diablo. Aquel agosto, desde el hemiciclo en Bagdad, hilvanó un alegato que recorrió el planeta. De pie, entre sollozos de impotencia, musitó: «Seor presidente del Parlamento, nos están masacrando bajo el lema ‘No hay más Dios que Alá’.