Hay que reconocer que lo hacen realmente bien. Muchos llevan el cepillo colgado con una alcayata en la parte trasera del cajón de limpiabotas, y supongo que deben tener algún resorte o algo así para que se suelte. Por si alguien aún no lo sabe, si lo recoges, ellos te ofrecen una limpieza de calzado gratis en agradecimiento por el gesto, aunque luego tratarán de cobrarte el servicio..

Cuando estábamos llegando me acordé de cuando ayer hablé con nacho, y me dijo que no iba a venir porque tenía entrenamiento. Por ese motivo estaba bastante triste porque este día era el que necesitaba para despedirme de mis amigos ya que no los vería en dos meses y si él no venía significaba que no nos despediríamos. Esa última idea no me gustaba para nada..

Además de una hurgadora en las viejas bateas buscando discos de otra época, Mabel colecciona otro tipo de cosas. «Soy una fanática de los juguetes. Por ahí me podés encontrar por el Once comprando chucherías como pistolitas que hacen ruido láser, boas de colores fuertes y un montón de accesorios que por ahí me disparan una idea para una canción.

Buuel, en el marco de su etapa mexicana, decidió servirse de tópicos recurrentes en su filmografía como la Iglesia y la burguesía, para acoplarlos a la observación del deterioro que produce una enfermedad, del sentirse enceguecido. Sin embargo, no estamos hablando de un drama (o melodrama, para el caso) circunscripto a lo convencional. El atractivo de l es justamente el quiebre del clasicismo, la postura del realizador para con el personaje principal del film: el fascinante Francisco Galván.

En Mar del Plata, los empresarios se mostraron sorprendidos por el 1,9% de inflación en septiembre. Mí no me causó sorpresa el economista especializado en moneda, Diego Giacomini A mí me había dado 1,7%. Así que no estoy nada sorprendido Con este valor se superó la meta máxima propuesta por el Banco Central, del 17%, ya que el acumulado alcanza a 17,6%.

A partir de la presa Naute se convierte en una de esas carreteras típicas namibias de tierra y grava que más parece de un rally que de otra cosa.estos son los alojamientos en los que he estado durante mi viaje por Namibia, todos incluidos en el circuito salvo los que elegí yo en Windhoek por mi cuenta.Salvo los de las ciudades, que han sido hoteles, el resto han sido en lodges, en habitaciones tipo cabaa. Todos, salvo alguna excepción, de categoría media (3). Me ha sorprendido la calidad para el nivel (en el precio no entro porque lo desconozco salvo en los que yo reservé).Dentro de que unos podían ser más sencillos que otros, en general me han parecido recomendables.