Por quedar, quedan pasados escasos dos meses de las elecciones europeas (si eran europeas, por qué no dimite Valenciano y sí lo hace Rubalcaba?) y nadie, o casi nadie, ha valorado (tener en cuenta) los resultados de los partidos nacionalistas de izquierdas en un país donde, al final, de una forma o de otra, todos son partidos nacionalistas. Matemáticamente, han obtenido 930.000 votos y políticamente un jartón. Aunque este país, Espaa, y su pueblo, siempre ha procurado mirar hacia otra parte con los problemas de esa gente.

Martinón Torres ve cómo por su consulta pasan madres que tienen que llamar por teléfono a la cuidadora o los abuelos para poder completar los datos de la historia clínica porque no han podido estar con el nio en todo el día, y se lo han encontrado «así» al llegar a casa. «Recuerdo hace poco una madre con un nio de 6 aos, y al preguntarle por la fiebre, la madre dijo, si, 39. Y el nio corrigió, no mamá, eran 38.2.

Un club de fútbol es muy grande, y suele decirse que está por encima de cualquier individuo. Puede que lo esté en términos deportivos el Bara sigue siendo el Bara después de Cruyff, el Madrid sigue siendo el Madrid después de Di Stéfano , pero no creo que lo esté en términos humanos. No entiendo los problemas de juego del equipo azulgrana sin considerar la complejidad de la situación vivida.

También llamados Penny Loafers, uno de los pares que usó fue vendido en una subasta por 66.000 dólares. Dicen los rumores que Michael Jackson eligió usar medias blancas (e incluso brillantes) con mocasines con un objetivo claro y conreto: que sus pies fueran el centro de atención mientras bailaba. Es que Jackson no sólo esperaba que se destacara su voz, sino también toda su presentación.

Su fachada principal o de Santa María sigue el estilo francés, como el de la catedral de Chartres. Consta de tres cuerpos y dos torres laterales adosadas. Esta portada fue modificada en el siglo XVI debido al deterioro que sufría la piedra y también a finales del siglo XVIII ya en estilo neoclásico.

Sí, el alemán, algo adormilado las últimas funciones, tenía la pierna y la cabeza en el modo esencias en el pase y muy perezoso de cara al gol. Su equipo era a ratos un surtidor de balones a la espalda, del general Xabi hasta el cabo Lass, que cogían a la defensa francesa en cueros con una frecuencia pasmosa. Hasta que Cristiano cobró una falta a Benzema con un latigazo de libre directo al palo del portero y a media altura que explicaban las cosas como son y no como eran.